estres trabajo

Algunas ideas para desconectar del trabajo

El estrés que sufrimos a menudo suele venir, en gran medida, a causa del trabajo. Y, sobre todo, por la imposibilidad de desconectar de él. Cuando salimos por la puerta, debemos alejarnos de todo pensamiento relacionado con el mismo, apagar el teléfono de empresa y empezar a pensar en nuestra vida personal. De lo contrario, es probable que nos comencemos a sentir agobiados ante todo lo que tenemos que hacer. Y lo peor de todo es que, de mientras, no estamos haciendo nada por solucionarlo.

Por ello, te proponemos algunas ideas que pueden ayudarte a desconectar del trabajo:

Sal a correr

El running, ese deporte que está tan de moda desde hace ya varios años. Dicen que engancha. En cualquier caso, el deporte ayuda a liberar la mente y a sentirse más feliz y con mayor confianza en uno mismo. Y, quién sabe, puede que, una vez te acostumbres a salir a correr varias veces por semana, termines siendo uno de esos aficionados que de vez en cuando se interesa por comprar ácido hialurónico para cuidar de sus articulaciones.

Lee un libro

¿Qué mejor manera de apartar el trabajo de la mente que llenándolas con palabras sobre algo que te apasione? Busca una novela sobre una temática que te resulte interesante, o un ensayo sobre un tema de actualidad. Cómics y novelas gráficas también son bienvenidas aquí.

Ve al cine

Del mismo modo, seguro que tienes ganas de ver una película actual. O una que hace mucho que querrías haber visto. E incluso si no es así, déjate arrastrar por alguien cercano al cine y que te sorprenda con su elección. Te ayudará a no pensar en otra cosa.

Busca una nueva afición

Puede que siempre hayas querido escribir un libro. O que tengas el sueño oculto de aprender a tocar la guitarra. O que la fotografía sea una de tus pasiones que más hayas tratado de esconder. Pues tal vez sea el momento de darle una oportunidad a alguna de estas actividades.

En realidad, lo que debes tener en cuenta es que necesitas mantener la mente ocupada en otros asuntos para dejar de lado los pensamientos relacionados con el ámbito laboral. Sin embargo, también apostamos por una escapada a un spa donde puedas disfrutar de unos buenos masajes y un jacuzzi de ensueño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *