cigarrillos electronicos

Cigarrillos electrónicos: No dejarás de fumar, pero reducirás la nicotina

Muchas personas están buscando hoy en día la forma más sencilla para dejar de fumar. De hecho, se ha escuchado mucho sobre los líquidos del cigarrillo electrónico y la posibilidad que este dispositivo aporta para ir reduciendo la nicotina y, así, eliminar poco a poco la adicción.

Aparentemente, de la noche a la mañana, esta industria surgió como una solución supuestamente viable para dejar de fumar, y con buena razón: el cigarrillo electrónico no es en realidad un cigarrillo, simplemente alivia los antojos por la nicotina. Entonces, ¿es realmente una buena idea?

El cigarrillo electrónico se encuentra en la misma categoría que los parches de nicotina: funciona como una terapia de reemplazo. En la misma línea, tiene los mismos problemas que los otros métodos de reemplazar la nicotina: es simplemente una ayuda para tu deseo de dejar de fumar.

El problema principal viene cuando el usuario que está intentando dejar de fumar se da cuenta de que, por muchos parches que utilice, lo que desea realmente es volver a fumar un cigarrillo. Y, si reducimos la nicotina de manera demasiado rápida, es posible que se sienta de la misma manera.

Por supuesto, la solución a esto es mantener un amplio suministro de cualquier repuesto que estemos utilizando a mano. Pero ¿qué sucede cuando estás en un bar con amigos, o en casa de otra persona, o todo el mundo fuma en tu trabajo? Todos estarán fumando, y, si aún no te encuentras cómodo con el cigarrillo electrónico, es probable que le termines pidiendo un cigarro normal a uno de tus acompañantes. Dado que también funciona como forma de sociabilizar, puede ser un gran peligro que te lleve a recaer.

Lo cierto es que, en realidad, solo hay una forma real de dejar de fumar: fuerza de voluntad. También puedes pedir ayuda médica y, sobre todo, comprensión, apoyo y respeto en aquellos que te rodean. Un cigarrillo electrónico con el que ir reduciendo la nicotina puede ser de cierta ayuda, pero no esperes que se convierta en la vía principal por la que conseguirás dejar de fumar.